Los cabreros afrontan la nueva campaña “ordeñando pérdidas”; una explotación media pierde 4.800€ al mes

Los cabreros afrontan la nueva campaña “ordeñando pérdidas”; una explotación media pierde 4.800€ al mes

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) denuncia la complicada situación por la que están atravesando los productores de leche de cabra de nuestro país ante la inquietante tendencia a la baja de los precios en origen. En la actualidad, los cotizaciones en el campo se han situado en niveles inferiores a los 0,50€/litro, un 30% por debajo de los costes de producción (entre 0,70€/l y 0,75€/l). Con estas cifras, una explotación media de 500 cabras de ordeño, que genera 800 litros/día, está perdiendo 4.800 euros al mes. “Así, es imposible conseguir la estabilidad en un sector con una importancia económica y social indiscutible y facilitar su desarrollo. Las crisis de precios tienen un efecto muy negativo en el sector, puesto que se cierran explotaciones ahogadas por las pérdidas, se envían cabras reproductoras a matadero y es muy difícil volver a recuperar el nivel necesario de producción”, ha lamentado Antonio Rodríguez, responsable del sector caprino de leche de COAG a nivel estatal.

A las puertas del inicio de la nueva campaña (septiembre), esta organización agraria ha comenzado a contactar con las principales industrias que adquieren leche recordándoles la comprometida situación económica que atraviesa el sector, con el objetivo de recobrar precios remuneradores, ya que el escenario actual del mercado de la leche de cabra lo permite. COAG espera que  las industrias se impliquen para que las cotizaciones inicien su recuperación, al tiempo que recuerda los significativos avances del sector cabrero durante la última década, tanto en su vertebración como en la consecución de elevados estándares de calidad en sus producciones y sanidad y bienestar de los animales. “Los ganaderos estamos en disposición de poder planificar las campañas de producción junto a las industrias que compran leche, estableciendo un escenario de colaboración mutua para conseguir definitivamente precios estables y justos para productores, transformadores y consumidores”, ha subrayado Rodríguez. Asimismo, COAG reclama a Ministerio de Agricultura y CC.AA. un mayor compromiso con la viabilidad del sector y un estudio actualizado de los costes de producción que sirva como índice de referencia para la negociación de los nuevos contratos.

Los productores han experimentado en los últimos tres años un fuerte parón en su desarrollo por la pérdida de rentabilidad derivada del progresivo descenso de las cotizaciones de la leche, que desde el mes de enero de 2016 no alcanzan a cubrir los costes de producción (en 2014 y principios 2015 los precios en el campo llegaron a rozar el euro/litro, +50% que en el presente ejercicio). Esta situación, unida a la escalada de costes de producción como la energía, seguros sociales y el mantenimiento de las infraestructuras, está arrastrando a las explotaciones familiares a una situación económica insostenible.

La crisis de precios de los últimos tres años ha provocado el cierre de 840 explotaciones de caprino de leche, al pasar de 7.519 en 2014 a 6.680 en la presente campaña, según datos del Ministerio de Agricultura. Este hecho, ha tenido como consecuencia que España pierda su posición de liderazgo productivo en el mercado comunitario. En la actualidad, nuestro país es el segundo productor de leche de cabra de la UE, con 1,4 millones de cabras de ordeño y una producción anual en torno a las 400.000 toneladas. Por Comunidades Autónomas, Andalucía es el mayor productor de leche de cabra, con 144.000 toneladas anuales, muy por delante del segundo, Castilla-La Mancha con 68.000 toneladas y Murcia con 41.000. En nuestro país, el sector caprino tan sólo representa el 2,15% de la producción final ganadera pero posee una gran importancia desde el punto de vista económico, social y medioambiental. Por su perfil nutricional, la leche de cabra contiene nutrientes muy beneficiosos para la salud.