Díaz alerta de que la aceituna negra es el “chivo expiatorio” y que EEUU podría imponer aranceles a otros productos de la UE

Díaz alerta de que la aceituna negra es el “chivo expiatorio” y que EEUU podría imponer aranceles a otros productos de la UE

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha criticado la “política ultraproteccionista” del Gobierno de Estados Unidos ante la imposición de aranceles extraordinarios a empresas andaluzas que exportan aceituna negra de mesa y ha advertido de que “están utilizando a este sector como chivo expiatorio para mandar un mensaje a otros sectores económicos de la Unión Europea, algo que evidentemente no podemos tolerar”, ha subrayado. Según ha resaltado la presidenta, “no se trata de un tema sectorial, ha afectado ahora a la aceituna negra, pero mañana pueden ser otros productos, españoles o de otro país de la Unión Europea, y no sólo agroalimentarios, los que se vean perjudicados por ese cambio en la política norteamericana”.

Tras la reunión mantenida en Sevilla, junto al consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, con representantes de la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa (Asemesa) para analizar la repercusión de estas medidas impuestas por EEUU, la presidenta ha vuelto a reiterar el apoyo y el respaldo de la Junta de Andalucía a los afectados por este litigo, que “está poniendo en peligro dos millones de jornales, 300 empresas y el empleo de en torno a 8.000 trabajadores y trabajadoras fundamentalmente de la comarca de la Sierra Sur de Sevilla”.

Susana Díaz ha insistido en el buen trabajo que están llevando a cabo de manera conjunta el Gobierno, la Junta de Andalucía y la Comisión Europea para que los “efectos que conlleven las decisiones que tome la Administración norteamericana sean lo menos lesivos posible”. En este sentido, ha recordado que el próximo lunes, el consejero Sánchez Haro, asistirá a una reunión en el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente con la ministra Isabel García Tejerina y representantes del sector para valorar los próximos pasos a seguir.

En este marco de interlocución, desde la Administración andaluza se han celebrado varias reuniones con representantes de Asemesa en los últimos meses y la propia presidenta de la Junta, durante su visita institucional a Bruselas la semana pasada, recibió de la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, su disposición total a tender puentes en este conflicto comercial.

Como ha explicado la presidenta, “nos encontramos en una situación preliminar, ya que sólo se ha efectuado la sanción correspondiente al ámbito de las subvenciones” que reciben estas empresas del sector de la aceituna de mesa. A mitad de enero comenzará la segunda parte del litigio, en la que se está valorando si existen las distorsiones al comercio (dumping) que han denunciado dos empresas californianas productoras de aceituna negra. Sobre esas fechas está previsto también que vengan inspectores norteamericanos, que estarán acompañados por otros de la Unión Europea, para realizar los pertinentes trabajos de verificación, mientras que la resolución completa del proceso será en el mes de julio.

El litigio se inició después de que dos empresas de EEUU solicitaran en junio que se impusieran derechos antidumping y antisubvención, cuya aplicación supondría en la práctica el cierre de este mercado para las aceitunas negras andaluzas. Esta medida podría prolongarse durante cinco años, con una pérdida estimada de 350 millones de euros, cantidad que se duplicaría hasta alcanzar los 700 millones de euros si hubiese una prórroga y el cierre se extendiera durante un segundo lustro.

Andalucía defiende estas ayudas y aporta toda la documentación para demostrar que son ajustadas a derecho, de hecho un equipo de alto nivel de la Consejería trabaja en el asunto. Si bien los aranceles aplicados no son elevados, prejuzgan la cuestión y podrían poner en entredicho el sistema europeo de ayudas, la propia Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea.

Las exportaciones de aceituna negra de España a EEUU alcanzan las 32.000 toneladas en 2016 y 70 millones de euros al año. La aceituna cuenta ya con los aranceles más altos para la entrada en EEUU, además de otras barreras no arancelarias.