Siroco® y Anibal®: Las nuevas soluciones de Adama para el control de malas hierbas en olivar

Siroco® y Anibal®: Las nuevas soluciones de Adama para el control de malas hierbas en olivar

Una de estas soluciones es Anibal®, un nuevo herbicida con amplio espectro de acción con una formulación en base a Clortoluron al 40% (p/v) y Diflufenican al 2,5% (p/v). Anibal® está diseñado para ser aplicado en la fase de preemergencia de las malas hierbas y se caracteriza por su acción de contacto y sistémica, lo cual permite ser utilizado para controlar tanto hierbas de hoja ancha como de hoja estrecha. También se distingue por su alta remanencia y miscibilidad (es posible mezclarlo con otros herbicidas postemergentes), lo que le convierte, en definitiva, en una solución idónea facilitar el trabajo de los olivicultores durante la recolección de la aceituna. “Anibal® ofrece un buen control para Lollium, Caléndula (cada vez más presente en los olivares), Silybum, Malva u Ortiga. Hablamos de una persistencia superior a los 100 días y de una eficacia global del 95%”, ha destacado David Sánchez Liébana, responsable de Marketing Operativo de Adama en la región Sur de España.

La otra novedad de Adama para el control de las malas hierbas en olivar es Siroco®. Solución herbicida a base a Diflufenican al 4% (p/v) y Glifosato al 25% (p/v), “se caracteriza por su control en postemergencia de las principales malas hierbas presentes en el olivar y por su efecto choque que le hace actuar de forma rápida, por lo que los resultados son evidentes a los pocos días de la aplicación”, ha afirmado durante su presentación Vicente Muñoz, Product Manager de Adama Agriculture España. Actualmente Siroco® tiene registro para olivar de verdeo y se espera su autorización para aceituna de almazara para la próxima campaña.

“Ambas soluciones aparecen en un escenario en el que las malas hierbas nacen de manera cada vez más escalonada y donde el aumento de resistencias es cada vez más creciente”, ha apuntado David Sánchez Liébana. A ello se añade que ha habido herramientas que se han ido “cayendo” del registro de productos fitosanitarios y otras en las que la legislación europea va a reducir su dosis, restando a su vez eficacia, como es el caso de Oxifluorfen, cuyo uso está muy extendido en el olivar. A esta limitación hacía referencia en su discurso Jaime Robredo, director de Marketing Operativo de Adama Agriculture España, quien ha anunciado que la compañía está construyendo en China unas infraestructuras de producción y de I+D “realmente importantes”: “Estamos participando en la eclosión de China como futuro generador de moléculas únicas”, ha destacado Robredo, que ha puesto de manifiesto la voluntad de liderazgo de la compañía: “Queremos centrarnos en determinados mercados donde Adama quiere ser el número uno. Uno de ellos es el olivar. Para nosotros es prioritario y estratégico”.

Presente y futuro del cultivo

La jornada de presentación de Anibal® y Siroco® también ha contado con la participación de José María Urbano, profesor de la Universidad de Sevilla y director de la Cátedra Adama, quien ha recordado a los presentes la importancia de no aplicar la misma receta “una y otra vez”: “Si utilizamos durante varios años y durante las mismas fechas una misma materia activa, vamos a ir seleccionando especies que son resistentes a esa materia activa”.

Por su parte Manuel Pérez-Ruiz, profesor del Departamento de Ingeniería Aeroespacial y Mecánica de Fluidos de la Universidad de Sevilla, ha desplegado una batería de tecnologías utilizadas en agricultura de precisión y aplicadas al control de malas hierbas, a través de sensores ópticos que discriminan las hierbas adventicias, sistemas de detección mediante drones con sensores capaces de crear mapas de aplicación, localización de plantas de cultivo mediante posicionamiento GNSS-RTK con precisión centimétrica y sistemas de actuación para el control de malas hierbas mediante vehículos dotados de sensores que lo hacen prácticamente autónomo. “Debemos pensar en cultivos en los que podamos implantar estas tecnologías, con marcos de plantación que nos permitan introducirlas y ahorrar en determinados procesos. ¿Será el futuro o no? Lo veremos en los próximos años”, ha sentenciado.