El Consejo de Gobierno da luz verde a la formulación del Plan para la Mejora de la Competitividad en el sector agrícola

El Consejo de Gobierno da luz verde a la formulación del Plan para la Mejora de la Competitividad en el sector agrícola

El Consejo de Gobierno ha aprobado la formulación del Plan Estratégico para mejorar la competitividad del sector agrícola, ganadero, pesquero y agroindustrial y del desarrollo rural de Andalucía 2019-2022, cuya redacción se encargó a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible el pasado 19 de febrero.

La consejera Carmen Crespo ha explicado que se había comprometido el 55% del presupuesto del Programa de Desarrollo Rural (PDR) pero hasta la fecha “se había ejecutado sólo” el 24% de estos fondos, que son “fundamentalmente” los que se utilizan para el Plan Estratégico. Sin embargo, en los dos meses que lleva el nuevo Gobierno de Andalucía se han pagado 4,6 millones de euros en ayudas para el olivar, 726 expedientes del período 2015-2016 de incentivos para jóvenes agricultores por valor de 13,5 millones de euros y subvenciones que respaldan la comercialización y las industrias agroalimentarias por 10,4 millones de euros. Asimismo, se han ejecutado ayudas para caminos rurales (4,9 millones de euros), el sector ecológico (2,7) y modernización (254 expediente de 2016 por valor de 8,1 millones de euros). En total ”hemos pagado y desbloqueado ayudas por 134 millones de euros”, ha afirmado.

En su discurso, Crespo ha recalcado que el Plan Estratégico pide reprogramar recursos para convocar y licitar “fondos fundamentales para el devenir del sector en Andalucía que ciframos en 800 millones de euros”, actuación que debe contar con la aprobación de la Unión Europea al ser la autoridad de gestión. En cuanto a la puesta en marcha del plan, la titular de Agricultura ha afirmado que “vamos a seguir la premisa de la interlocución” con los diferentes agentes del sector como ha venido haciendo desde que llegara a la Consejería.

Con respecto a las líneas de actuación, Crespo ha resaltado la necesidad de rejuvenecer el campo, por lo que “una de las medidas más importantes va dirigida a los jóvenes agricultores adelantando los fondos en un 25% al inicio del trámite”. La consejera ha explicado que hasta la fecha, los ayudas al relevo generacional que respaldan a quienes apuestan por emprender en el sector primario “no llegaban nunca y muchas veces tenían que desistir del proyecto”. Además, ha afirmado que se dará mayor flexibilidad en respuesta a las peticiones del sector con el fin de que la ayuda pueda adaptarse si cambia el plan de negocio, una novedad “importante para el campo”.

Por otro lado, Crespo se ha detenido también en las subvenciones dirigidas a mejorar los caminos rurales, que “hasta el momento la financiación nunca ha sido al 100%” con fondos de la Comunidad Autónoma como será próximamente; y en las ayudas para el sector pesquero.

En cuanto a este ámbito, la consejera ha comentado que de 183 millones destinados a la pesca sólo se había ejecutado 20 millones de euros, por lo que considera “fundamental” dar mayor agilidad a estos fondos. “En este caso, hemos certificado 19,3 millones de euros que se van a pagar y que supondrá elevar el pago a los pescadores en un 60% referido con el parámetro de la media de los años anteriores”, ha apuntado.

Plan Estratégico

Como objetivo general del plan, la Consejería persigue mejorar la cuota de mercado en España y en el exterior, y adaptar el potencial del sector a entornos cambiantes, de forma que se asegure el crecimiento a medio y largo plazo. En este sentido, entre los retos se encuentran satisfacer una mayor demanda mundial de alimentos y de productos de mayor calidad y producidos de forma más sostenible, conseguir que dichos sectores sean más competitivos a nivel global y mundial, conservar la población y mejorar la calidad de vida en las zonas rurales e incorporar las nuevas tecnologías que cambiarán la manera de producir y de comercializar los productos.

La búsqueda de la eficiencia productiva a través del progreso técnico y tecnológico, la innovación aplicada a la formación, la dotación de infraestructuras, la organización y la propia gestión de las empresas contribuirán a generar riqueza y empleo. Se ha definido un contenido mínimo del plan, que partirá de un análisis de la situación y un diagnóstico de los problemas que permita definir los retos y necesidades previos a determinar los objetivos estratégicos perseguidos. La programación del plan permitirá establecer las medidas a ejecutar, incluyendo el presupuesto y el cronograma para su ejecución.

Además, se fijará un sistema de seguimiento y evaluación, que dará lugar a un informe de evaluabilidad emitido por el Instituto Andaluz de Administración Pública. Igualmente, habrá una “evaluación ex” que permitirá optimizar las probabilidades de eficacia y eficiencia del plan y facilitar la rendición de cuentas a la ciudadanía.

Una vez realizada la propuesta inicial del documento por parte de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, se dará traslado al resto de consejerías de la Junta de Andalucía y todos los agentes implicados participarán en su análisis y aportación de propuestas. De igual forma, se recabarán todos los informes preceptivos y el plan será sometido a información pública.

El sector agroalimentario es uno de los principales motores de la economía de la comunidad (aporta el 8% del PIB andaluz y el 10% del empleo), y hace gala de una agricultura y ganadería competitivas y sostenibles, garantes de la permanencia de la población en el medio rural. De hecho, aporta más de una cuarta parte de la producción agraria nacional y su agroindustria tiene una clara vocación exportadora (más del 24% de las exportaciones agroalimentarias a nivel nacional). Sin embargo, la dimensión de los retos futuros exige redoblar la apuesta por la mejora de la competitividad, reforzando su internacionalización y sostenibilidad, y mejorando aquellos aspectos en los que existe un gran camino por recorrer, como la simplificación administrativa, la incorporación de nuevas tecnologías o el relevo generacional.