Asaja pide al Gobierno una norma que también indique el origen de los cereales y oleaginosas

Asaja pide al Gobierno una norma que también indique el origen de los cereales y oleaginosas

El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, aplaude la normativa que obliga a indicar el origen de la leche y los productos lácteos, pero considera que “hay que ir más allá” y solicita al Ministerio de Agricultura, como ya lo hizo por escrito el pasado mes de septiembre, una norma similar para cereales y las oleaginosas, que permita a los consumidores conocer el país de producción y el país de transformación.

Fernández de Mesa considera que “una norma de este tipo daría transparencia al sector, sería bueno de cara a los consumidores, pondría en valor las producciones del campo español, y potenciaría la agroindustria en las zonas rurales, lo cual favorecería el desarrollo rural de las mismas, y ayuda a fijar población en nuestros pueblos”.

Actualmente, los cereales (por ejemplo, trigo) y oleaginosas, como el girasol de la campiña cordobesa, “llevan años atravesando una importante crisis de precios, que está haciendo que cada vez se siembren menos hectáreas, lo cual significa perder un potencial productivo de unos productos agrarios básicos y la transformación del paisaje de nuestros campos”. Productos que, “con demasiada frecuencia son objeto de una identificación que puede resultar engañosa debido, precisamente, a cierta ambigüedad legislativa que favorece la falta de concreción y que esta nueva norma vendría a corregir”.

No obstante, Asaja Córdoba aplaude la normativa que obliga a indicar el origen de la leche y los productos lácteos porque puede ser “un considerable espaldarazo tanto a la leche como a los productos derivados ya que se conocerá quién hay detrás, así como el esfuerzo que hacen los ganaderos para obtener estos productos de calidad”. Este nuevo sistema de identificación, que Asaja viene reivindicando desde hace años, debe ser apoyado desde la administración, junto con la participación de la industria y la distribución, con actuaciones dirigidas a dar a conocer al consumidor este nuevo etiquetado.

Sin embargo, Asaja da un paso adelante más y pide al consumidor que apueste por los productos con origen España porque no solo son productos de máxima calidad y garantía, sino que además favorecen el sostenimiento de las economías agrarias, la conservación del medio ambiente y el mantenimiento de las zonas rurales.

A partir de ahora, los consumidores van a poder identificar en el etiquetado de los productos tanto el país de origen de la leche, es decir, dónde han sido ordeñados los animales, como el país donde esa leche ha sido transformada para la elaboración de yogur, queso, mantequilla, requesón, etc. Con esta medida, “se contribuye a incrementar la transparencia que demandan los consumidores” y Asaja confía en que aumente significativamente el consumo de la leche y productos lácteos con origen España, “con el beneficio que esto supondrá para nuestros ganaderos”.

La normativa, que es pionera en Europa, regula cómo ha de ser el nuevo etiquetado de la leche y los productos lácteos que deberá identificar en las etiquetas el lugar donde la leche ha sido ordeñada o transformada. Cuando el país de ordeño o transformación sea exclusivamente España, se deberá indicar origen España y no podrá sustituirse por la expresión UE. Para las producciones con otros orígenes, se indicará o bien el nombre del país concreto o bien “UE” o “fuera de la UE”.