Las exportaciones de arándanos y frambuesas andaluzas aumentan su valor un 10,3% y un 7% respecto a 2017

Las exportaciones de arándanos y frambuesas andaluzas aumentan su valor un 10,3% y un 7% respecto a 2017

Las exportaciones de arándanos y frambuesas andaluzas en 2018 han aumentado su valor un 10,3% y un 7,6% respecto a 2017, según datos de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural. En el primer caso, se han alcanzado los 257,89 millones de euros, mientras que en frambuesa se ha vendido al exterior por valor de 344,4 millones de euros.

Casi la totalidad de estas producciones, que han incrementado también el volumen de exportaciones hasta los 45,58 millones de kilos de arándanos (un 20,3% más que en 2017) y los 44,85 millones de kilos de frambuesas (casi un 7,6% más), se dirigen a la Unión Europea. El país germano es el principal destino de los arándanos andaluces, ya que en la última campaña recibió el 37,9% de las exportaciones, mientras que Reino Unido absorbió la mayor parte de las de frambuesas (33,4%).

En cuanto a datos de producción, ambos cultivos, que se concentran casi por completo en la provincia de Huelva, han experimentado un incremento respecto al año pasado. Así, en 2018 se han obtenido 42.522 toneladas de arándanos frente a las 34.077 de 2017 y una superficie de 3.410 hectáreas, ligeramente superior a las 2.983 del año anterior. Por su parte, la producción de frambuesas ha subido de 42.866 toneladas a 43.794 toneladas y de 2.363 a 2.433 hectáreas.

España es el principal productor de arándano de la Unión Europea y el segundo de frambuesas, con Andalucía como primera región productora de ambos cultivos a nivel nacional. En 2017, la producción andaluza de arándano supuso el 96,3% de la producción de España y el 39,4% de la comunitaria. La recolección de este cultivo estacional tiene lugar entre los meses de febrero y junio, pero alrededor de tres cuartas partes de la producción se concentra en los meses de abril y mayo.

Por su parte, la oferta de frambuesa tiene lugar a lo largo de la mayor parte del año, gracias al solapamiento de las distintas variedades implantadas, pero es entre octubre y junio del año siguiente cuando se considera fruta de temporada. El máximo volumen de producción se obtiene entre marzo y mayo. El año pasado Andalucía aportó el 98,5% de la producción española de frambuesa, un cultivo que se encuentra en expansión y que en los últimos seis años ha aumentado un 180% su superficie plantada.

La oferta andaluza de ambos productos se encuentra muy concentrada en grandes empresas cooperativas que realizan una alta inversión en el sector en I+D.