Asaja Córdoba rechaza las afirmaciones de Teresa Ribera contra la caza y los toros

Asaja Córdoba rechaza las afirmaciones de Teresa Ribera contra la caza y los toros

Asaja Córdoba ha rechazado las afirmaciones de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, al mostrarse partidaria de prohibir la caza y los toros, porque, según informa la organización agraria, el sector cinegético genera en Córdoba unos 90 millones de euros con más de 30.000 cazadores federados. Asaja destacó que “son miles los puestos de trabajo que dependen de la caza cada temporada, desde guardas, hasta los catering o arrieros y debe ser una práctica racional y sostenible, necesaria para el medio ambiente, la conservación de la biodiversidad y para restablecer equilibrios biológicos“.
La actividad cinegética, que cuenta en la provincia de Córdoba con alrededor de 1.500 cotos de caza , entre los de caza mayor y los de caza menor, y algo más de 40.000 licencias de caza, “es un elemento de desarrollo rural y fundamental para la conservación del medio ambiente”. Además, es garante de seguridad en aspectos tan básicos como “el control de especies como, por ejemplo, con el caso de los jabalís”. En cuanto a los toros, Asaja subraya que, además de tener una base cultural arraigada en España tanto tradicional como artística, su eliminiación supondría “un perjuicio laboral para las explotaciones ganaderas de la provincia cordobesa y la importancia económica que tiene para este sector”, que tiene un impacto en la economía española de aproximadamente 2.500 millones al año. Actualmente, tan solo quedan una docena de ganaderías de lidia en la provincia por su escasa rentabilidad, y las declaraciones de la ministra “no ayudará en nada a potenciar estas explotaciones que tanto esfuerzo y sacrificio cuesta mantener”. Y es que esta actividad tiene un capital fijo a través de, por ejemplo, las infraestructuras y su mantenimiento, la mano de obra, la alimentación, los gastos de veterinarios, consumos, etcétera, por lo que considera que con la posición de Ribera se está “entorpeciendo los beneficios y supone la eliminación de un gran número de puestos de trabajo”.