UPA Andalucía se reúne con el Consejero y los productores de aceituna de mesa para buscar solución a los bajos precios

UPA Andalucía se reúne con el Consejero y los productores de aceituna de mesa para buscar solución a los bajos precios

El teatro municipal de la localidad sevillana de Utrera, ha sido el lugar elegido por el sector de la aceituna de mesa para celebrar un multitudinario acto informativo. Presidiendo la Asamblea se encontraba Rodrigo Sánchez Haro, Consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural; José María Villalobos, Alcalde de Utrera; Miguel Cobos, Secretario General de UPA Andalucía; David Gil, Secretario General de UPA Sevilla; y Emilio Bernabé, agricultor.

Desde UPA, apoyamos desde hace varios meses con especial ahínco al sector de la aceituna de verdeo, pues llevan unos años soportando una situación insostenible que está poniendo seriamente en jaque la continuidad de su actividad. Así, se acerca la próxima campaña de recogida y los agricultores temen que los precios que van a percibir por su aceituna de mesa no lleguen a cubrir ni los costes de producción. Eso es lo que ha venido ocurriendo en los tres últimos años; así, la última campaña, los gastos generados para producir un kilo de aceituna gordal se situaron en torno a 1 euro, mientras que la industria pagó al agricultor por ese kilo unos 65 céntimos. Por tanto, los productores arrastran unas pérdidas que les hacen plantearse si coger la aceituna, reservarla para moler o, directamente, dejarla tirada en el suelo.

En las últimas semanas, estamos acompañando al sector productor para tratar de revertir el problema de los bajos precios. Hace unos días tuvo lugar una multitudinaria concentración en Sevilla, y en la Asamblea celebrada hoy se ha establecido un calendario con nuevas acciones. Desde el próximo lunes 24, se irán sucediendo tractoradas en diversos pueblos de las comarcas afectadas en Sevilla, con este orden: Aznalcóllar (24 de septiembre), Dos Hermanas (25 de septiembre),Arahal (26 de septiembre), Utrera (27 de septiembre), Morón de la Frontera (28 de septiembre) y, por último, en Los Palacios y Villafranca (29 de septiembre). La hora de todas ellas será a partir de las 11 de la mañana.

De este acto informativo hemos obtenido un compromiso firme por parte de Sánchez Haro, de manera que la Consejería hará lo que esté en su mano para ayudar a solucionar la problemática que atraviesa el sector aceitunero. De hecho, el Consejero está ya trabajando porque tenga lugar una reunión de la Administración con el sector productor y la industria entamadora. El objetivo de este encuentro es intentar acercar posiciones y llegar a un acuerdo mediante el que todos puedan salir beneficiados, obtener una rentabilidad justa y mantenerse en la actividad.

Uno de los grandes hándicaps con los que se encuentra el sector productor es que no es uno de los agentes que decide con antelación los precios que tendrá su producción. La solución pasaría porque se establezcan contratos tipo que permitan fijar por convenio unos precios mínimos ligados a los costes de producción antes de cada campaña, para evitar la incertidumbre y las pérdidas con que se encuentran los agricultores año tras año.

Salvar la campaña con unos precios razonables para los agricultores es el objetivo más inmediato, no obstante, desde UPA Andalucía, también venimos reclamando otras medidas para el sector: es necesario un marco legal de establezca márgenes comerciales para evitar los abusos en la cadena alimentaria y las prácticas comerciales desleales. A este respecto, la organización agraria está satisfecha porque la futura Ley de Agricultura y Ganadería de Andalucía que está actualmente en proyecto y discusión, ya contempla esta reivindicación histórica. Así, prácticas tan poco ortodoxas como la venta a pérdidas o el uso de productos agroalimentarios como gancho, se prohibirían y sancionarían.

Y no nos quedamos ahí, también es necesario trabajar para que el sector productor concentre su oferta. Actualmente está muy atomizado y tiene un perfil mayoritario de pequeñas explotaciones que no poseen la fuerza suficiente en la cadena agroalimentaria; del otro lado, hay una industria compuesta por muy pocas grandes empresas que deciden unilateralmente los precios.

Así mismo, hay que trabajar porque los agricultores se unan en cooperativas y sean capaces detransformar, distribuir y comerciar sus productos, de forma que puedan quedarse con el valor añadido generado. Pero, para que esto sea posible, es necesaria la existencia de ayudas asociadas para la aceituna de mesa. También se podría incluir la aceituna de mesa dentro de los programas operativos de las OPFH para que puedan acceder a ayudas para la modernización y retirada de excedentes. Solo de esta manera, podremos seguir apostando por la calidad, la innovación, la investigación y el futuro del sector.

No menos importante sería promover la creación de Denominaciones de Origen Protegidas e Indicaciones Geográficas Protegidas, que distingan y revaloricen nuestras aceitunas como alimentos sanos y de calidad. También exigimos desde hace tiempo un doble etiquetado que muestre al consumidor el precio que percibe el productor y el que después paga en el establecimiento de venta.