La CHG inicia el proyecto de restauración fluvial en las cuencas altas del Genil y Guadiana Menor

La CHG inicia el proyecto de restauración fluvial en las cuencas altas del Genil y Guadiana Menor

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, ha celebrado hoy unas jornadas sobre la Restauración Fluvial en las Cuencas Altas del Genil y Guadiana Menor, una iniciativa vinculada a la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos. El proyecto en cuestión comenzará a desarrollarse mañana, cerrado una vez el plazo de recepción de propuestas de actuaciones de restauración por parte de todos los interesados, incluyendo organismos y asociaciones, y que serán estudiadas junto a las recogidas en el Plan Hidrológico y en Plan de Gestión del Riesgo de Inundación.

Durante estas jornadas, inauguradas por el presidente de la Confederación, Antonio Ramón Guinea, se expuso el análisis de la situación actual de la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, se explicó el diagnóstico del estado de los cauces de la zona de Granada así como los objetivos del Plan de Actuación de Restauración de Cauces que se pretende ejecutar.

Esta restauración, cuyo plazo de ejecución será de aproximadamente diez años, consistirá fundamentalmente en mejorar el estado ecológico de las masas de agua superficiales según lo establecido en la Directiva Marco del Agua y la Estrategia de Restauración de Ríos, así como servir de herramienta para la conservación de cauces y para el desarrollo de los planes de cuenca. El ámbito de actuación será la cuenca alta del Genil, hasta llegar a la zona media del embalse del Iznájar, y la del Guadiana Menor, que engloba toda la cuenca hasta la confluencia del mismo con el Arroyo Ceal, aguas debajo de Pozo Alcón. El Plan, de esta manera, incluirá actuaciones de restauración de ríos que pretenderán devolver al Genil y Guadiana Menor “su estructura y funcionamiento como ecosistema, reemplazando elementos perdidos o dañados o comprometidos y mejorando los servicios que proporciona”, según anunció el presidente de la CHG, Antonio Ramón Guinea. En este sentido, las actuaciones podrán ser tanto de intervenciones directas como indirectas. Las primeras implican modificar el sistema fluvial y algunos ejemplos son la plantación de vegetación ribereña, la modificación o remoción de barreras en el cauce del río o la reintroducción de especies nativas. Las segundas son las que se dirigen a cambiar la forma en que la sociedad se relaciona con los ecosistemas fluviales e implican la reeducación y sensibilización de la población y de los actores interesados. “A esto hay que añadir que el Plan incluirá actuaciones de restauración geomorfológica y biológica: trabajos de recuperación del cauce y eliminación de barreras transversales y longitudinales, de restauración biológica, de revegetación, modificación del hábitat fluvial y eliminación de especies invasoras”, concluyó el presidente de la CHG.