ASAJA Jaén sigue con las reuniones informativas con los futuros regantes de la Presa de Siles

ASAJA Jaén sigue con las reuniones informativas con los futuros regantes de la Presa de Siles

ASAJA-Jaén continúa con las reuniones informativas por los municipios de Jaén con los futuros regantes de la Presa de Siles organizadas junto a la Asociación de Regantes de la Presa de Siles. El pasado 18 de septiembre, el encuentro fue en Torres de Albanchez, donde  la organización pudo comprobar cómo los regantes, al igual que ASAJA y  la asociación, están de acuerdo en la necesidad de insistir en que se mantenga la toma única y en que sea el Gobierno central el que haga y pague las canalizaciones de agua para lo que previamente debe declarar la utilidad pública de las obras. La organización hace hincapié en que las autorizaciones de riego en precario supondrán un coste excesivo y no garantizan continuidad alguna a los riegos. Además, “pueden ser la coartada perfecta a la Administración” para que no haga las conducciones generales. ASAJA-Jaén asistirá a las próximas movilizaciones a favor de las conducciones y no descarta otras medidas de protesta propias.

Los futuros regantes de la Presa de Siles apoyan la  postura de ASAJA-Jaén y de la Asociación de Regantes de la Presa de Siles de insistir para que el Gobierno declare zona de interés general y público los riegos de la Presa de Siles y sea por tanto el que ejecute y pague las obras de las conducciones con el fin de que se pueda regar cuanto antes. Así lo manifestaron ayer en una reunión celebrada en Torres de Albanchez y que continúa con el calendario de jornadas informativas que la organización agraria y la comunidad de regantes ha programado por los pueblos (ya se han celebrado en La Puerta de Segura y Puente de Génave).

ASAJA-Jaén hace hincapié en que las autorizaciones de riego en precario “no garantizan continuidad alguna de los riegos” y, es más, “pueden suponer la coartada perfecta al Gobierno central para que no realice las conducciones generales”, tal y como indica el gerente y portavoz de la organización agraria, Luis Carlos Valero. El gerente y portavoz cita el punto 6.3.3. del documento del Ministerio “Estudio de Viabilidad socioeconómica de la Presa de Siles”, en el que expone: “la toma de riego está constituida por un conducto metálico de 1 metro de diámetro y 165 metros de longitud, dispuesto como los desagües de fondo en el interior de la galería de desvío del río”. La explicación, por tanto, es más que clara: “No se contempla ninguna toma de agua desde el río, tal y como pretenden otras organizaciones”. “Los riegos en precario que quieren ellos, además de dejar fuera a la gran mayoría de regantes y suponer unos costes excesivos para el agricultor, serían lo primero que se eliminaría en años de sequía, como ha pasado en tantas zonas, por ejemplo en La Loma”, dice Valero.

El gerente y portavoz advierte de que ASAJA-Jaén estará pendiente de que no haya irregularidades con los riegos. “El agua no es una moneda de cambio ni política ni económica, ni al servicio de intereses políticos y económicos de unos pocos. Vamos a denunciar cualquier arbitrariedad que se cometa”, avisa. Recuerda a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir de que estará pendiente de que “nadie se cuele ni se utilicen atajos que pueden conducir a la ruina de los agricultores de la Sierra, como ya ha pasado en algunas otras zonas (Beas, Villanueva del Arzobispo…)”. “En primer lugar, porque son ellos los que tendrían que asumir las canalizaciones y, en segundo, porque elevar el agua para regar costaría todos los años bastante dinero”, apunta Valero. “Agua para todos y con concesiones definitivas”, enfatiza el gerente y portavoz, quien se pregunta por qué no se hacen las canalizaciones en este pantano de la Sierra de Segura, tal y como se hace habitualmente en todos los embalses. Recuerda a la Confederación Hidrográfica que son miles las hectáreas pendientes de poder regar sus cultivos con esta presa.

ASAJA-Jaén apoyará y asistirá a las movilizaciones previstas a favor de las conducciones de agua, pero no descarta otras más por parte de la organización con la contundencia que sea necesaria.