ASAJA-Sevilla estima una producción nacional de aceituna de mesa de 502.000 toneladas verdeables

ASAJA-Sevilla estima una producción nacional de aceituna de mesa de 502.000 toneladas verdeables

Las lluvias tardías de la pasada primavera y las temperaturas suaves del verano han favorecido la floración y el cuajado de los olivos, que en la mayor parte de las comarcas productoras están muy cargados, si bien mucha de esa aceituna es de escaso tamaño y no se considera “verdeable”, por lo que en un año como el actual es más aconsejable destinar esa aceituna de pequeño tamaño a la fabricación de aceite. Así, lo expuso ayer el responsable de Olivar de ASAJA-Sevilla, José Vázquez, en la XXXVI Jornada de Aceituna de Mesa de ASAJA-Sevilla.

La Cooperativa Olivarera San José de Lora de Estepa, integrada en Agrosevilla, acogió la celebración  de esta jornada que ha contado con la colaboración especial de la Diputación Provincial de Sevilla en el marco de la Campaña “Impulso, promoción y creación de empleo en el sector agroalimentario de la provincia de Sevilla” y con el apoyo de la Fundación Caja Rural del Sur, Bayer y ASEGASA.

El encuentro, al que han asistido más de doscientos olivareros, fue inaugurado por la alcaldesa de Lora de Estepa, Asunción Olmedo, el presidente de la Olivarera San José, Juan Ruiz, el presidente de Agrosevilla, Gabriel Cabello, y el presidente de ASAJA-Sevilla, Ricardo Serra.

En la jornada se avanzó el aforo de la nueva campaña, se ofreció el balance y la situación de mercado y se expusieron las actuaciones que las distintas administraciones están planteando tras la decisión de EE.UU. de incrementar los aranceles a la aceituna negra de mesa española.

Se incrementa la producción española y disminuye la de los competidores

Con respecto a la campaña de recolección de aceituna de mesa que se inicia a finales de mes, ASAJA-Sevilla estima que la cosecha potencialmente verdeable superará ligeramente las 500.000 toneladas, puesto que aunque la carga total de los árboles es muy alta y puede aproximarse a las 627.000 toneladas que estima Interaceituna, gran parte de esa aceituna carece de tamaño comercial y no va a encontrar sitio en los fermentadores, por lo que ASAJA-Sevilla aconseja a los agricultores que se centren en los calibres medianos y grandes, que tienen una gran demanda y están muy apreciados, y que envíen a molino los calibres inferiores a 380, que tendrán mejor defensa en el mercado del aceite de oliva, donde hay apetencia de vírgenes extra de nueva cosecha.

La nueva campaña, que se inicia en España con unas existencias de 365.000 toneladas (la segunda cifra de existencias a inicio de campaña más alta de los últimos ocho años), ofrece también algunos aspectos muy positivos, especialmente cuando se examina el aforo del resto de países, con unas producciones muy inferiores a las de las campañas precedentes. Así en Grecia, se apunta que la sequía y la vecería van a reducir la cosecha de aceituna de mesa en un 20% y fuera de la Unión Europea la reducción de la producción será aún mayor. La cosecha se reduce en un 9% en Turquía, en un 15% en Marruecos, en un 40% en Egipto, en un 50% en Argentina y hasta en un 70% en EE.UU. lo que deja la producción de aceituna de mesa extracomunitaria en 910.000 toneladas, la cifra más baja de los últimos 8 años, inferior en un 30% a la de la campaña pasada (ver cuadros adjuntos).

De cara a la campaña que ahora se inicia el presidente de ASAJA-Sevilla y presidente de Interaceituna, Ricardo Serra, recordó la obligatoriedad que tiene la industria de ofrecer un contrato con precio cerrado o precio referenciado y anunció que ASAJA-Sevilla se plantea el objetivo de lograr que las administraciones colaboren en la potenciación de campañas de promoción interna, pues tal como puso de manifiesto en su intervención el director general de Agrosevilla, José Ignacio Montaño, pese a que en España se conoce y se valora la aceituna de mesa el consumo lleva más de 10 años cayendo, por  lo que defendió también la necesidad de invertir en campañas en nuestro país que además recibe 80 millones de turistas al año.

Por su parte, la jefa de Área de Olivar y Aceite de Oliva de la Subdirección General de Cultivos Herbáceos e Industriales y Aceite de Oliva del MAPA, Magdalena Gálvez, puso de manifiesto que cada campaña sale al mercado sólo el 50% de toda la producción de aceituna de mesa, el resto queda como enlace de campaña y como excedente para la próxima. Respecto a la campaña de comercialización que acabamos de cerrar, Gálvez destacó la ligera mejora de la comercialización con respecto a la campaña 2016/17. Hasta el pasado mes de julio salieron al mercado 493.950  toneladas de aceituna de mesa (331.820 t. al mercado exterior y 162.130 t. al mercado nacional), lo que supone un incremento de las exportaciones del 8,2% y del consumo interno del 3,2%. Pese a este ligero incremento de las salidas es previsible que aún se incrementen las existencias de inicio de campaña. 

En cinco semanas sabremos si hay recurso ante la OMC

En el encuentro se ha abordado también el problema generado en el sector por los arbitrarios aranceles impuestos por EE.UU. a la exportación de aceituna negra española y las consecuencias que de ello se derivan. Informaron sobre este asunto el jefe de Área de política arancelaria y de instrumentos de defensa comercial del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, José A. Aróstegui, quien abordó las acciones comerciales de Estados Unidos y sus repercusiones para el sector agrario español; y el responsable de relaciones internacionales de la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, Sergio Pavón, quien expuso las contramedidas y estrategias de la Unión Europea frente a los aranceles agrarios y en defensa de la PAC.

Si bien los instrumentos de defensa comercial constituyen una medida legítima, el caso de EE.UU. bajo la administración de D. Trump es un paradigma de la hostilidad comercial y como apuntó Sergio Pavón, es previsible que en los próximos años nos enfrentemos a nuevos casos de defensa comercial de productos agrícolas, los aranceles a la aceituna negra española abren una vía que ya habían seguido antes otros bienes y servicios.

El jefe de Área de política arancelaria y de instrumentos de defensa comercial del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, José A. Aróstegui, sostuvo que las exportaciones de aceituna de mesa española no son las causantes del daño sufrido por la industria estadounidense, las causas reales obedecen a cuestiones estrictamente intrínsecas al sector productivo y al mercado estadounidense, por lo que la Comisión de Comercio Internacional (ITC) de EE.UU. se equivoca al apuntar a la industria española.

Desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, al igual que desde el Ministerio de Agricultura se aboga por llevar el procedimiento al organismo de solución de diferencias de la OMC y por potenciar, en paralelo, otros mercados. Esta es la postura que sostiene también el Ministerio de Agricultura, que como traslado Magdalena Gálvez, ha instado también a Bruselas a explorar la fórmula para compensar las pérdidas que sufrirán los agricultores como consecuencia de la imposición del arancel.

Tal como ASAJA-Sevilla ha venido defendiendo desde el inicio de este proceso a la aceituna negra y como la propia Comisaria de Comercio, de la UE, M. Malmström, ha manifestado recientemente al Parlamento Europeo  “las ayudas de la PAC son ayudas disociadas de la renta, sin vinculación con  la producción de ningún producto agrícola específico, y por lo tanto, y no deben  estar sujetas a gravámenes compensatorios”.

Si bien, pese a la claridad de este argumento en la CE impera la cautela y tal y como el responsable de relaciones internacionales de la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural de la CE, Sergio Pavón, apuntó en Lora de Estepa “la CE está aún estudiando la posibilidad de presentar recurso ante la OMC y es previsible que en cinco semanas se tome una decisión, que en cualquier caso debe tomarse al más alto nivel y compete al colegio de comisarios”. Pavón explicó que, “en caso de que se presente,  hay que hacerlo muy bien, porque si la UE pierde, podrían aplicárseles también aranceles a otros sectores”.

No obstante, como indicó Serra, “sensu contrario, si el recurso no se presenta, estaremos dando validez a la decisión adoptada por los EE.UU. y podríamos encontrarnos también con una catarata de aranceles de este o de otros países para este u otros productos agrarios, por lo que ASAJA-Sevilla considera que es necesario reaccionar y presentar el recurso ante la OMC”.

Respecto a la posibilidad de que la CE articule algún mecanismo que compense las pérdidas sufridas por los productores, Sergio Pavón aclaró que “no es algo imposible, pero en su opinión, es difícil que salga adelante porque no existen precedentes”.

Por último, Sergio Pavón confirmó que “la CE tiene previsto reservar para el sector de la aceituna de una partida específica de los 140 millones de euros que la UE destina anualmente para la promoción de productos agroalimentarios”.