El Ministerio de Agricultura confirma el primer caso de Xylella fastidiosa en Madrid

El Ministerio de Agricultura confirma el primer caso de Xylella fastidiosa en Madrid

El Ministerio de Agricultura ha confirmado hoy el primer caso de Xylella fastidiosa en la Comunidad de Madrid. Está situado en un olivo de una finca particular en la localidad de Villarejo de Salvanés. Los responsables de la Comunidad están realizando un plan de actuación para aislarlo de forma efectiva.

Gracias a las labores rutinarias que se llevan a acabo desde 2014 de vigilancia e inspección desde la Dirección General de Agricultura (unas 300 al año) ha podido ser detectado. La muestra se analizó en el IMIDRA (Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario) y posteriormente se remitió al Laboratorio Nacional de Referencias de Bacterias que confirmó la incidencia, tal y como está descrito por el Ministerio en el Plan de Contingencia. El seguimiento del plan de actuación será llevado a cabo por un Comité de Dirección de Emergencia del que forman parte responsables del Gobierno de la Comunidad de Madrid, técnicos de la administración autonómica e investigadores del IMIDRA.

Como primera medida, será arrancado el olivo afectado  y los que estén en un radio de 100 metros. Con ello se evita que se propague la bacteria a las zonas colindantes. En 500 metros a la redonda de la zona demarcada se van a llevar a cabo tratamientos insecticidas y fitosanitarios tanto en olivos como en otras especies que pueden verse afectadas por la Xylella fastidiosa. Además, se van a realizar controles en una zona tampón de 5 Km alrededor de la zona infectada. 

Asimismo, se creará una mesa sectorial donde estarán representados los sectores afectados, productores y agricultores más los alcaldes de los municipios de la zona.

El pasado mes de junio del año pasado se detectó el primer caso de Xylella fastidiosa en la península ibérica y en febrero de este año el segundo que también aconteció en la Comunitat Valenciana, precisamente en una parcela de almendros del municipio alicantino de Guadalest.  La aparición de esta bacteria en suelo valenciano levantó todas las alarmas desde que se detectó en el sur de Italia hace varios años, ya que puede afectar a todo tipo de cultivos en especial, a almendros, olivos, vides, cítricos, frutales.  Esta bacteria provoca un decaimiento rápido y generalizado de la planta, produciéndose, en los casos más graves, la seca de hojas y ramas, y finalmente la muerte de toda la planta