Continúa la tendencia a la baja en la superficie de girasol, trigo blando y maíz en la provincia de Córdoba

Continúa la tendencia a la baja en la superficie de girasol, trigo blando y maíz en la provincia de Córdoba

La organización agraria Asaja Córdoba ha informado de que, en los últimos años, la superficie de los cultivos herbáceos en la provincia de Córdoba está sufriendo variaciones bastante drásticas en algunos casos en los que hace unos años era impensable. La variación más importante se ha producido en el girasol, el cuál por séptimo año consecutivo, tanto superficie como precio han vuelto a reducirse.

El girasol, que es el segundo cultivo herbáceo por importancia, en términos de superficie sembrada, en la provincia de Córdoba, se encuentra en una situación preocupante. Año tras año, los agricultores están optando por otro tipo de cultivos alternativos que actualmente resultan más interesantes a efectos de rentabilidad, o al menos contemplan menos pérdidas, como son la colza, la avena y la cebada. Y es que la superficie en 2017 fue de 37.102 has., lo que supone un 22 % menos que la media de los seis últimos años.

En cuanto al trigo blando, en 2017 la superficie se redujo un 58% con respecto a la media de los últimos seis años resultando un total de 14.310 has. sembradas. Asimismo, en el caso del maíz, el descenso ha sido del 58% en los últimos seis años, obteniendo en la última campaña 3.120 has.

La situación más dramática se da en el girasol puesto que en el trigo blando y el maíz, se ha reducido la superficie sembrada en la última campaña y se mantienen precios bajos. En el caso del primero, sigue bajando el precio año tras año, sin que se aprecie ni el más mínimo cambio de tendencia.

De este modo, se hace patente “la baja rentabilidad del girasol y por tanto la cada vez menos apetencia de los agricultores para sembrar este cultivo, a pesar de que incluso existe una ayuda asociada de la PAC para los cultivos oleaginosos”.