El sector ecológico andaluz genera un valor de producción de unos 700 millones y en torno a 42.000 puestos de trabajo

El sector ecológico andaluz genera un valor de producción de unos 700 millones y en torno a 42.000 puestos de trabajo

El sector ecológico andaluz genera un valor de producción de unos 700 millones de euros y mantiene alrededor de 42.000 puestos de trabajo. Éstos son los datos que evidencian, a juicio del consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, la posición de “indiscutible liderazgo” de Andalucía en este terreno. Con estas palabras ha abierto el debate sobre el grado de ejecución del III Plan Andaluz de la Producción Ecológica. Horizonte 2020 en comisión parlamentaria, sustentadas en las 974.393 hectáreas certificadas en toda la región (el 48% de la superficie nacional y el 8% de la comunitaria) o la incorporación de 462 nuevas actividades industriales en 2017 para alcanzar, “tras cuatro años de crecimiento continuado”, las 2.242 agroindustrias ecológicas (un 26% más que en 2016).

Sánchez Haro, que ha puesto de relieve la diversidad de un tejido industrial que cuenta, por ejemplo, con hasta 440 centros de envasado y manipulado de hortalizas, 374 almazaras o 200 instalaciones dedicadas a la fabricación de conservas vegetales certificadas, ha destacado que ello ha venido acompañado, además, de un incremento del número de operadores (agricultores, ganaderos, industriales…) a un ritmo del 10% en los cuatro últimos años para ascender hasta los 14.560. También en este apartado se sitúa Andalucía al frente de las comunidades autónomas, muy por delante de Castilla-La Mancha (7.128) o Cataluña (3.942), segunda y tercera regiones a nivel nacional, y con Almería como la provincia con más operadores y productores (3.171), seguida de Granada (2.548) y Córdoba (2.072).

Estos resultados son, en palabras del titular de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, “obra del esfuerzo de un sector extraordinariamente dinámico y con una gran vocación de superación” que, como ha asegurado, cuenta con el “respaldo claro y decidido” del Gobierno andaluz, en especial, desde que entrara en vigor el I Plan Andaluz de Agricultura Ecológica. Éste, entre 2002 y 2006, multiplicó por cinco la superficie certificada, desde las 107.000 hasta las 537.000 hectáreas, y elevó la cifra de operadores desde 4.173 hasta 6.550. Una senda de crecimiento que continuó con la segunda edición del programa, entre 2007 y 2013, para dejar un balance de cerca de 14.000 operadores y dar un impulso al consumo interno, a los canales de comercialización, a la diversificación de la producción y al desarrollo de la agroindustria ecológica que afianzaron a la comunidad autónoma en la vanguardia.

Más de 329 millones comprometidos

Como ha expuesto Rodrigo Sánchez, “lejos de conformamos con eso hemos renovado nuestro compromiso con este modelo productivo”. En este punto, el III Plan Andaluz de la Producción Ecológica, que contempla hasta 40 actuaciones prioritarias, aspira, entre otros objetivos, al desarrollo sostenible de la producción ecológica; al incremento de la competitividad y la proyección comercial; a la mejora de la profesionalización del sector; a una mayor capacidad de respuesta, ante unos consumidores cada vez más exigentes en aspectos ambientales, de calidad y de responsabilidad social; y a la creación de empleo estable y de calidad.

Para ello, el plan, que, integrado en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Andalucía 2014-2020, contó con una dotación inicial de 301 millones de euros, ha comprometido ya, “a falta de tres años para su finalización”, más de 329 millones de euros. Esto revela, desde la óptica del consejero, la “extraordinaria disposición de los profesionales del sector a aprovechar al máximo las oportunidades”. En esta línea, ha hecho una especial alusión a la medida de agricultura y ganadería ecológicas (que incluye tanto el cambio a nuevas prácticas como el mantenimiento de las ya existentes), “con más de 236 millones de euros ya con nombres y apellidos” (unos 11.000 beneficiarios y 473.000 hectáreas), lo que equivale al 125% del presupuesto inicialmente asignado (189,1 millones). De ellos, además, “ya se han abonado 84,6 millones correspondientes a las dos primeras anualidades de unos incentivos que respaldan unos compromisos asumidos por un periodo de cinco años”, ha detallado.

Otro ejemplo del “alto nivel de ejecución” de esta iniciativa son, bajo las palabras de Sánchez Haro, las ayudas agroambientales. Con una previsión de 22,7 millones de euros, “ya se han comprometido 26,7 millones (un 117%) y, de ellos, se han pagado 9,7 millones, el 36,2%, correspondientes a los dos ejercicios ya cerrados de unos compromisos que también se alargan durante cinco años. De igual modo, en lo que se refiere a jóvenes instalados en explotaciones ecológicas, de un presupuesto total de 11,5 millones de euros, se han abonado ya 8,48 millones (el 73%) a 269 beneficiarios. Además, el consejero ha puesto el foco en la línea de incentivos a la agroindustria ecológica, orientada a respaldar la transformación, la comercialización y el desarrollo de productos. Con estos fines ya se han comprometido más de 35 millones de euros, sobre una asignación originaria de 25 millones, el 140%.

Rodrigo Sánchez ha sentenciado que “estamos, en definitiva, ante un grado de ejecución que denota, sin el menor lugar a la duda, una vocación emprendedora por encima de todas las previsiones”. Ya se han pagado, ha resaltado, 102,8 millones de euros, un tercio de los recursos iniciales, y, en lo que respecta a las ayudas a los agricultores y ganaderos que ponen en práctica técnicas respetuosas con el entorno, “estamos al corriente de prácticamente el 100% de los pagos de las anualidades cerradas”, una gestión, ha culminado, “a la altura de los profesionales del sector”.

Apuesta de futuro

El camino, como ha aseverado el representante del Gobierno andaluz, “no termina  aquí”. Una afirmación con la que ha aludido a “últimas apuestas” como la convocatoria de otros 59,4 millones de euros (publicada el pasado 21 de febrero en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, BOJA) o el nuevo Decreto de Ordenación de la Producción Ecológica en Andalucía. La primera medida aporta 31 millones de euros adicionales a la producción ecológica, seis de ellos específicos para el olivar; 12,1 para nuevos compromisos agroambientales; y otros 16,3 para zonas con limitaciones naturales. La segunda, tras darse a conocer el 11 de enero en el Consejo Andaluz de la Producción Ecológica, se encuentra en la fase de información pública hasta el próximo 19 de marzo y “supondrá una renovación del marco jurídico y la reserva del 30% del presupuesto del plan anual de promoción de la Consejería para el fomento del consumo de estos productos”.

Sánchez Haro también ha confirmado que la Ley de Agricultura y Ganadería de Andalucía, cuyo anteproyecto está a punto de iniciar su tramitación parlamentaria, vendrá a priorizar estos modelos de producción sostenible “en un momento crucial para la producción ecológica andaluza en el que el binomio Junta-sector ha demostrado su validez”. Ahora toca, ha finalizado, “aprovechar las oportunidades” del uso creciente de las innovaciones tecnológicas, el mayor valor añadido que otorga la internacionalización de las empresas, el crecimiento del mercado mundial de productos ecológicos y la intensificación de los objetivos ambientales en la PAC post 2020.

Agricultura ha convocado 40 millones para la mejora de caminos rurales “en el máximo número posible de municipios”

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha puesto ya a disposición de los ayuntamientos un total de 40 millones de euros para la mejora de caminos rurales “en el máximo número posible de municipios” de la comunidad autónoma. Así lo ha puesto de relieve el titular del departamento, Rodrigo Sánchez Haro, durante su comparecencia en comisión parlamentaria, donde ha instado al Gobierno central “a poner también su grano de arena en forma de más fondos” en una iniciativa con la que la Junta de Andalucía, sin ser su competencia, auxilia a las administraciones locales de toda la región, que cuenta, según ha detallado, con una red de más de 50.000 kilómetros de estas infraestructuras “básicas”.

Sánchez Haro ha destacado, en este sentido, que “el compromiso de la Consejería con los caminos rurales es firme”, como lo demuestra, a su juicio, la dotación de una partida global para el marco comunitario 2014-2020 de 70 millones de euros “en medio de un contexto condicionado por el reparto injusto por el que el Ejecutivo de Rajoy ha recortado 286 millones de euros a Andalucía en los fondos de desarrollo rural y otros 600 millones más de las ayudas de la política Agrícola Común (PAC)”. El contraste, bajo su punto de vista, “es obvio”.

En este punto, el consejero ha puesto en valor que el presupuesto, “fruto de la alianza” con las Diputaciones provinciales (se incluye como novedad el apoyo técnico y económico de éstas a las entidades locales) y las comunidades de regantes se elevará hasta los 116 millones de euros. “Este esfuerzo de todos”, ha subrayado, permitirá continuar una senda por la que, en los últimos años, se han invertido más de 215 millones de euros de fondos públicos en el arreglo o conservación de más de 3.500 kilómetros de caminos rurales.

Rodrigo Sánchez ha expuesto que “ante estas dificultades y con la meta de beneficiar a la mayor cantidad de pueblos se ha efectuado un reparto equitativo, con una primera asignación de cinco millones por cada una de las ocho provincias. La convocatoria, que tiene en cuenta conceptos como la longitud del camino, la existencia de vías alternativas y el servicio que presta (explotaciones, espacios de uso común de cooperativas y alhóndigas), se realiza, además, en concurrencia competitiva a nivel provincial, “para evitar, precisamente, que los criterios de selección primen las inversiones en un territorio frente a otro”, ha alegado.

En esta misma línea, la cuantía máxima de la subvención, en función de las características de cada provincia, se establece entre los 150.000 y los 300.000 euros, con una cantidad mínima de 25.000 euros. La cifra, como ha aclarado el titular de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, se ha estipulado en función de la tipología de los caminos de cada zona, ante la existencia, por ejemplo, de vías más pequeñas y cortas en Granada o más largas y amplias en Sevilla o Córdoba. De igual modo, cada entidad local sólo podrá presentar una solicitud de ayuda por camino y convocatoria y tiene, asimismo, un tope máximo de subvención para el total del marco comunitario.

Otra convocatoria en 2018

La partida dirigida a los ayuntamientos, tal y como ha anunciado Rodrigo Sánchez, tendrá continuidad en 2018 con la convocatoria de otros 24 millones de euros (tres millones para cada provincia). “Lo hacemos”, ha sentenciado, “para auspiciar la ejecución de proyectos y obras que inciden, de un modo directo, en el aumento de la competitividad de la actividad agraria y favorecen, a su vez, la vertebración del territorio”. No en vano, como ha proseguido, se mejora la conexión entre los núcleos urbanos con los centros de producción, se facilitan los desplazamientos de los trabajadores, la maquinaria y los equipos necesarios a las explotaciones agrícolas y ganaderas y se reducen el tiempo y los costes de la salida de los productos agroalimentarios hacia los mercados.

Apoyo a las comunidades de regantes

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha sumado a los 40 millones puestos a disposición de las administraciones locales otros cinco millones más destinados a las infraestructuras de las comunidades de regantes (que cuentan con un millón de euros más para el resto del marco). Se trata, en palabras de Rodrigo Sánchez Haro, de “aunar esfuerzos para, entre todos, lograr que las actuaciones tengan el máximo alcance”, un punto en el que ha resaltado que “se obliga, expresamente, a un arreglo que permita una alta durabilidad y minimice, por tanto, la vulnerabilidad y el coste de mantenimiento”.