UPA Andalucía pide prudencia al sector olivarero andaluz

UPA Andalucía pide prudencia al sector olivarero andaluz

UPA Andalucía ha querido hacer un llamamiento a la tranquilidad del sector olivarero andaluz. En lo que llevamos de mes de marzo, las cotizaciones de aceite de oliva han vuelto a caer y se sitúan ya en precios un 10% inferior con respecto al mes anterior, y un 13% con respecto al mes de enero, ubicándose en los 3.091,05 €/t. Los precios medios según la calidad se sitúan esta semana en los 3.247,80 €/t para el aceite de oliva virgen extra; 2.999,96 €/t para el aceite de oliva virgen; y 2.969,90 €/t para el lampante.

Como se puede apreciar, tanto el aceite de oliva virgen como el lampante, sus precios de venta medios se sitúan ya por debajo de la barrera de los 3 € en origen, y UPA Andalucía ha alertado que de continuar con esta tendencia, no pasará mucho tiempo –esperan no llegar a ese punto- para que el aceite de oliva virgen extra se sitúe por debajo de esa línea roja.

UPA ha querido recordar que “nos seguimos encontrando en una situación crítica en la que no sobra el aceite, que el enlace de campaña para el próximo año será muy justo debido a que, aunque ha caído un poco el consumo interno, las exportaciones marchan a muy buen ritmo, y que aún queda mucho para dilucidar cómo será el próximo año debido a que la aceituna de la próxima campaña debe atravesar aún muchas etapas independientemente de las beneficiosas aunque insuficientes lluvias que están teniendo lugar en estos días”.

La situación de los pantanos está muy lejos de ser halagüeña debido a la sequía prolongada que padecemos desde hace ya tres años. A día de hoy, insisten desde UPA, “el nivel de los mismos se encuentra aún por debajo del 50%, concretamente un 48,2%, a pesar de las precipitaciones caídas hasta el momento”. UPA Andalucía ha querido recordar que la superficie de olivar de regadío es aproximadamente el 40% de la total cultivada, por lo que la cosecha final de la campaña 2018/19 es muy sensible y dependiente de la dotaciones de riego que se fijen para el cultivo en la reunión de la Comisión de Desembalse que tendrá lugar probablemente en la segunda quincena del mes de abril.

A todo esto, hay que sumar “la situación de daños por bajas temperaturas y heladas que están teniendo lugar en Grecia e Italia y que a buen seguro causará mermas en sus cosechas para el próximo año; y la necesidad creciente de Italia y Estados Unidos de comprar de nuestro preciado oro líquido a granel”, argumentan desde la organización.

Por todo ello, desde la organización agraria han apelado a que “no hay argumentos suficientes para una caída de precios en origen y aconsejan a los agricultores ser prudentes y no precipitarse a la hora de vender su aceite de oliva. Y de igual forma, se deben evitar por todos los medios los movimientos especulativos para no perder en el corto plazo lo que tanto nos ha costado conseguir en años”, sentencian desde UPA.