Sánchez Haro aboga por una PAC con “presupuesto fuerte” y rechaza la cofinanciación de las ayudas directas

Sánchez Haro aboga por una PAC con “presupuesto fuerte” y rechaza la cofinanciación de las ayudas directas

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha vuelto a defender la necesidad de contar con una futura Política Agrícola Común (PAC) “debidamente financiada, con un presupuesto fuerte” y rechaza la cofinanciación de los pagos directos por parte de los Estados Miembros. Según el representante del Gobierno andaluz, que ha participado por videoconferencia en el Consultivo de Política Agrícola para asuntos comunitarios, la cofinanciación de las ayudas directas a los productores “crearía disfunciones en el mercado único, dando lugar a una Europa de distintas velocidades en función de las posibilidades de financiación de cada Estado. Generaría también distorsiones en los mercados según los sectores que apoye cada país”.

Rodrigo Sánchez Haro ha señalado, además, que desde Andalucía “consideramos importante establecer limitaciones a los importes de ayudas percibidos”, estableciendo un capping (máximo de lo que se puede percibir por explotación) y la degresividad de los importes, teniendo en cuenta el empleo que genere la instalación.

En cuanto a la cofinanciación, ha explicado que, supondría, de partida, “una renacionalización” de la PAC, con los consiguientes incrementos de costes y consecuencias. Para Sánchez Haro, la PAC es una “política de valor añadido común que debe ser financiada en su integridad con presupuesto de la Unión Europea“. En este sentido, el titular de Agricultura andaluz, ha destacado que los pagos directos son “parte esencial de la política agraria europea y constituyen una importante red de seguridad para la renta”. Desde Andalucía, ha informado, “entendemos que estas ayudas se deben diseñar teniendo en cuenta los diferentes tipos de agriculturas existentes con niveles diferentes, requisitos de condicionalidad y de actuaciones medioambientales y climáticas lo más simples y efectivas posibles”.

El modelo de ayudas directas debería ser, a su juicio, compatible con la multifuncionalidad de los beneficiarios y no sólo para quienes viven únicamente de la agricultura, contribuyendo de este modo a un reparto equilibrado y justo de la ayuda en un medio rural vivo. De este manera, ha añadido, se contribuiría al mantenimiento del tejido productivo y con ello al mantenimiento y fijación de la población en los territorios rurales. En cuanto a los pagos acoplados de la PAC, el consejero ha resaltado que se debería establecer un diseño que permita una aplicación simple y eficaz, de manera que responda a las necesidades de aquellos sectores que se vean más afectados por la aplicación de acuerdos comerciales o por implementación de los instrumentos necesarios para alcanzar los nuevos objetivos.

Además, deberían contribuir al mantenimiento de ciertas producciones por diferentes razones medioambientales, sociales, de mantenimiento de la actividad transformadora, etc, como es el caso del olivar de secano en pendientes elevadas. “Se trata de un cultivo especialmente importante para Andalucía, por su contribución a fijar población al territorio, al mantenimiento de la industria local transformadora y por sus beneficios medioambientales y climáticos”, ha subrayado Sánchez Haro.

Estas reivindicaciones se recogen en el documento que ha trasladado la Consejería al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente como respuesta al cuestionario sobre la PAC post 2020 mediante el que se está perfilando la posición española ante la comunicación de la Comisión Europea en relación al futuro de los alimentos y la agricultura en la Unión Europea.

Estrategia Europea de Bioeconomía

Durante la reunión del Consultivo se ha tratado también la revisión de la Estrategia de Bioeconomía de la Unión Europea, que la Comisión Europea tiene previsto presentar en el tercer trimestre de este año, y el papel del sector agrario. Para Andalucía, según ha trasladado el consejero, “esta estrategia debe ser flexible y transversal, fijar objetivos realistas, tener en cuenta los planteamientos y objetivos de la PAC post 2020, así como contemplar la importancia de la mejora continua del suelo y su papel en la mitigación del cambio climático”.

Respecto a la petición europea de aportaciones para integrar mejor a agricultores y silvicultores en las cadenas de valor de la bioeconomía, la posición andaluza es apostar por que se retenga una parte mayor del valor añadido generado por la bioeconomía mediante una mejor integración en la cadena de valor, reforzar la cooperación entre productores y su mejor integración en los canales comerciales y explorar fórmulas para integrar los sectores regionales de producción y de transformación de biomasa”.

El consejero ha recordado que Andalucía también está trabajando en su estrategia de Bioeconomía, cuyo borrador está disponible en la página web de la Consejería de Agricultura y que se va a empezar a debatir próximamente en las diferentes mesas de trabajo.

Apoyo al sector de la aceituna de mesa

Por último, en relación a los procedimientos antisubvención de EEUU a la aceituna negra de mesa, Sánchez Haro ha reiterado la necesidad de dar “una respuesta firme y lograr aliados al más alto nivel ministerial para evitar un daño que puede afectar también a otros productos”. Por ello, ha recalcado que es “indispensable que el Gobierno de España muestre una actitud contundente ante un ataque frontal al sistema de ayudas europeo compatible con las normas internacionales de la Organización Mundial del Comercio (OMC) e insistir a la Comisión y  al Consejo de Ministros de la UE en la apremiante necesidad de poner en marcha acciones de respuesta a la Administración norteamericana ante la aplicación de aranceles a la aceituna negra española”.

“Desde Andalucía entendemos que es urgente que EEUU reconozca la legalidad de los apoyos recibidos por el sector y deje sin efecto el arancel provisional y las medidas proteccionistas aplicadas sobre la aceituna de mesa española, confirmando el valor y legalidad de la PAC europea, acordado en las rondas de negociación de la Organización Mundial del Comercio”, ha manifestado el consejero.

La Junta autoriza la alimentación del ganado ecológico con productos convencionales para paliar las efectos de la sequía

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha autorizado la alimentación del ganado ecológico de Andalucía con productos convencionales ante los efectos de la escasez de lluvias en la disponibilidad de pastos. El déficit de precipitaciones en 2017 y el primer mes de 2018 ha tenido como consecuencia la bajada de rendimientos tanto de la vegetación natural como de los cultivos, especialmente en las zonas más orientales de Andalucía, donde se concentra la mayor superficie dedicada a la producción de cereal bajo técnicas de producción ecológica.

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía recoge que esta excepción recogida en el reglamento comunitario se mantendrá hasta el 30 de abril a menos que la actual situación de sequía cese antes, circunstancia que motivaría su suspensión. Según la reglamentación, estos animales deben consumir como mínimo el 60% de alimento en forma de forrajes y materiales groseros, que en el caso de las explotaciones ecológicas se obtienen directamente del pastoreo.

En cuanto a la apicultura, afectada también por la falta de lluvias de los últimos meses, esta medida excepcional adoptada por la Consejería permite su alimentación artificial. En este caso, las colmenas deben recibir miel producida bajo técnicas ecológicas, preferentemente de la misma unidad de producción y a base de azúcar o jarabe de azúcar obtenido también bajo este tipo de métodos.

El consejero de Agricultura Rodrigo Sánchez Haro ha explicado que esta decisión da respuesta a las solicitudes expresas de los propios afectados, “que ven cómo sus animales no obtienen el alimento necesario en el campo ni pueden suplirlo con pienso ecológico por su acusada escasez o nula producción”. “De esta forma queremos evitar, en la medida de lo posible, que la rentabilidad de estas explotaciones andaluzas se resienta a causa de una circunstancia que escapa al control de los ganaderos, teniendo en cuenta que en todo caso debe primar el bienestar animal y, en particular, el acceso al alimento”, ha apuntado.

Sector andaluz

Actualmente Andalucía cuenta con cerca de 4.650 explotaciones ganaderas ecológicas que reúnen más de 646.600 cabezas de ganado. Entre ellas se encuentran 108.332 ejemplares de bovino (2.289 fincas), 380.731 de ovino (1.469 explotaciones), 39.546 de caprino (450 fincas), 1.719 de porcino (61 explotaciones), 88.636 aves (44 fincas) y 26.394 colmenas (73 explotaciones), a las que se suman otros 1.247 animales de otros grupos (261 fincas).