UPA Andalucía transmite tranquilidad ante un contexto internacional que debe favorecer a los productores de aceite de oliva

UPA Andalucía transmite tranquilidad ante un contexto internacional que debe favorecer a los productores de aceite de oliva

El mercado del aceite de oliva para UPA Andalucía sigue siendo un desastre, una campaña más en el que industria y distribución quedará marcada para la historia como los grandes especuladores y beneficiados a costa de la labor que llevan a cabo los olivareros en el sector primario. “Ellos nunca pierden”, aseguran desde la organización agraria.

Los productores, el eslabón más débil de la cadena, sufren ya descensos en precios del 35%, mientras que en los lineales el precio del aceite de oliva permanece prácticamente en el mismo nivel que el año pasado. Y no solo eso, sino que juegan con alimentar el rumor de futuras bajadas de precios y con la influencia que puedan tener las actuales precipitaciones, por los que los agricultores piden ser liquidados a los precios actuales ya que “más vale pájaro en mano”.

Para UPA está claro que el mercado del aceite de oliva no funciona en detrimento siempre de los mismos, y precisa de la urgente aplicación de medidas a través de la mediación de las administraciones públicas. Estas medidas para conseguir una estabilidad real en el mercado son para UPA Andalucía entre otras: la extensión de norma de la Interprofesional que permita la autorregulación del mercado; que en la nueva PAC queden perfectamente actualizados los precios de desencadenamiento del almacenamiento privado; y que la Ley de la Cadena funcione y cumpla con su cometido, que no es otro que evitar los desequilibrios entre los actores y que ciertamente, su arbitraje en la actualidad deja mucho que desear.

Según datos del mercado del mes de marzo, extraídos del último informe emitido por la AICA, UPA Andalucía ha hecho su balance de la evolución de la campaña de aceite de oliva. Según estos datos, el aceite producido en Andalucía ha alcanzado un acumulado de 1.443.000 toneladas y donde en este último mes se han producido en nuestra región 65.000 toneladas. En total en España se llevan producidas 1.766.000 toneladas con una producción en el último mes de 71.300 toneladas.

Con unas estimaciones por parte de UPA Andalucía de importaciones que serán un mes más bajísimas por la mayor producción, la organización ha querido poner el acento nuevamente en el buen dato de salidas de aceite al mercado en el mes de marzo, tanto de exportaciones como al mercado interior aparente, el cual ha alcanzado la cifra de 128.000 toneladas.

Un mes más las salidas de aceite al mercado están por encima de 120.000 y se puede apreciar cómo por primera vez en esta campaña, el aceite vendido supera en cifras del aceite que entra, con lo que se empiezan a reducir a gran ritmo el aceite almacenado en bodegas.

Con estos datos de entradas y salidas de aceite de oliva, las existencias totales a 31 de marzo se sitúan en las 1.469.000 toneladas repartidas entre 1.106.500 t en almazaras, 273.100 t en envasadores y refinerías, y 89.500  t en el Patrimonio Comunal Olivarero.

Desde UPA aseguran que “hay mucho aceite por vender, pero también hay mucha necesidad de comprar por parte del exterior y no es el momento de ponerse nerviosos y continuar con la bajada de precios en origen”. Como ya auguró UPA Andalucía, la fuerte demanda mundial de nuestros aceites, el aumento del consumo interno, unido a la menor producción de los países del arco mediterráneo que se verán con la necesidad de acudir a nuestro país a cubrir sus necesidades, continuará marcando récords de salidas. Por tanto, UPA Andalucía arguye que “la industria y distribución deben ser responsables, y los agricultores cautelosos en la toma de decisiones, ya que una nueva bajada en las cotizaciones, además de incoherente, no sería para nada recomendable”.

Finalmente, UPA Andalucía ha querido transmitir también tranquilidad a los olivareros y que no se precipiten, ya que a medida que pasan los meses, el contexto internacional debe favorecer sin lugar a dudas los intereses de productores y cooperativas españolas al agotarse las existencias en otros países. La realidad de la campaña, por encima de los rumores y en la que algunos pretenden hacer su agosto, es que dura doce meses y las cotizaciones en origen deben recuperarse progresivamente en el actual contexto de mercado global, ya que con total seguridad todo el aceite será vendido.