UPA Jaén muestra su inquietud por la futura PAC y los ilógicos bajos precios del aceite de oliva

UPA Jaén muestra su inquietud por la futura PAC  y los ilógicos bajos precios del aceite de oliva

Un mensaje de tranquilidad dentro de las inquietudes. Esa es la conclusión que han lanzado el secretario general de UPA Jaén, Cristóbal Cano; y de la vicepresidenta de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, Clara Aguilera. Ya se sabe que no habrá ni reforma ni presupuesto antes de concluir el actual marco comunitario, pero también transmitimos la enorme preocupación que nos embarga un posible recorte en las ayudas directas del primer pilar y en el Desarrollo Rural, integrado en el segundo pilar, durante el periodo transitorio.

“Entendemos que nos encontramos en un año clave. Nuestra provincia se juega en 2019 gran parte de sus intereses, porque lo que se negocie en Bruselas después de los resultados de las Elecciones Europeas de mayo tendrá una importante repercusión en los intereses de nuestros pequeños y medianos agricultores. Es un año fundamental que afrontamos con grandes retos, pero con los deberes bien hechos, puesto que llevamos tiempo trabajando en definir los pilares de la futura PAC“, explica Cristóbal Cano.

Y sin dejar de analizar el presente, el secretario general de UPA Jaén muestra su inquietud por los “ilógicos” bajos precios del aceite de oliva. “La situación de los precios en esta campaña está totalmente injustificada. El escenario actual es el ideal para tener una posición determinante en el mercado, con precios razonables para la rentabilidad de todos los actores de la cadena alimentaria. Debemos aprovechar esta oportunidad para alcanzar unos precios justos, estables y razonables que garanticen la supervivencia de nuestro sector, compuesto mayoritariamente por explotaciones pequeñas y medianas, familiares y profesionales, con una tipología muy concreta”, afirma Cristóbal Cano.

En otro orden de cosas, desde UPA Jaén mostramos nuestra confianza en que el nuevo Gobierno andaluz mantenga la importancia y el peso específico de la Agricultura con una Consejería propia. “En los próximos días veremos si la apuesta de Partido Popular y Ciudadanos por el sector agrario es tal o no. Si se mantiene, como esperamos, una Consejería propia, sería una magnífica señal. Si, por el contrario, se incorporan otras materias en la actual estructura, se empezaría con mal pie la legislatura, porque la agricultura perdería el estatus político que tiene en la actualidad”, expone Cristóbal Cano.

Por su parte, la vicepresidenta de la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, Clara Aguilera, quiso transmitir un mensaje de tranquilidad. “No va a ver reforma ni presupuesto, pero las ayudas, si hubiera un periodo transitorio, estarían garantizadas. Tenemos una legislación vigente y eso significa que hasta 2020 estamos con la PAC actual. Si llegase el 2021 sin presupuesto, el pago de las ayudas directas está garantizado porque hay previsto un periodo transitorio. Es decir, no habrá ningún problema en cuanto a la permanencia de las ayudas, aunque no haya reforma ni presupuesto cerrado.”, aclara. Eso sí, matiza al momento: “Existe sobre la mesa una propuesta de recorte presupuestario, que es el punto de partida de la Comisión. Y es un recorte importante, del 5 ó 6 por ciento en ayudas directas; y por encima del 18 por ciento en Desarrollo Rural”. “Ahora mismo se está trabajando en un reglamento que regule ese periodo transitorio. Por lo menos, hasta el otoño, el nuevo Parlamento que salga de las Elecciones Europeas de mayo no empezará a negociarlo, por lo que el punto de partida en dicho periodo transitorio es de recorte a la PAC y a la cohesión. Ya veremos qué pasa”, añade Clara Aguilera.

Otra preocupación que plantea la vicepresidenta de la Comisión de Agricultura europea es la posible cofinanciación de los países miembros. “El beneficiario final de las ayudas lo decidirá el Estado español, que tendría que desarrollar un plan estratégico para el primer pilar, las ayudas directas; y para el segundo. Las comunidades autónomas tendrían que negociar con el Ministerio, y no con Bruselas, el desarrollo rural. Por tanto, hay un cambio en cuanto a la gestión de la PAC. A nosotros nos preocupa que este cambio, al final, aparque la única política de gestión común europea, que es la agricultura, y sean los estados los que la gestionen. Entonces, ¿cómo vamos a justificar la permanencia de la PAC en el ámbito presupuestario europeo con financiación única europea? Ahora mismo, lo que cobra el olivarero de Jaén proviene exclusivamente de dinero de la UE. Si esta política deja de ser prioritaria, se empezaría a justificar la cofinanciación de las ayudas, que, ahora mismo, solo está en el desarrollo rural, en el segundo pilar. Este cambio es un paso adelante a la cofinanciación total de la PAC”, explica.

En cuanto al rechazo británico al acuerdo para la salida de la UE, Clara Aguilera apostilla: “Esto tendrá repercusión en todas las políticas. Que el segundo país en importancia económica decidiera irse con un acuerdo y el Parlamento lo haya rechazado significa que el Brexit, ahora mismo, es una hecatombe. Todavía no está claro el futuro. Hay una postura segura en la UE, y es que el acuerdo está cerrado y no se negociará uno nuevo. Pero la confrontación con un país tan importante nos puede traer un futuro complicado. Esto ha condicionado ya que, por primera vez en muchos años, no haya un marco financiero plurianual 2021/2027 en esta legislatura, por la incertidumbre creada sobre el Reino Unido“, concluye Clara Aguilera.