Sánchez Haro exige al Gobierno que defienda una PAC sin recortes que vele por los pequeños y medianos agricultores

Sánchez Haro exige al Gobierno que defienda una PAC sin recortes que vele por los pequeños y medianos agricultores

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha vuelto a exigir al Gobierno de España que defienda ante las instituciones comunitarias el compromiso de “evitar cualquier disminución del presupuesto de la Política Agrícola Común (PAC) y que vele por los pequeños y medianos agricultores”. Durante su intervención en comisión parlamentaria, Sánchez Haro ha recalcado que el Gobierno “debe ser firme y contundente en la defensa de que no se recorten fondos de la PAC, redoblando sus esfuerzos para que no haya ni un euro menos”.

Según la propuesta presentada por la Comisión Europea sobre el Marco Financiero Plurianual post 2020, la PAC perdería para el próximo periodo 60.182 millones de euros, un 16% respecto al marco actual. Para el consejero, se trata de un recorte “intolerable, que rechazamos rotundamente desde Andalucía, tal y como venimos denunciando en todos los foros, como se acordó en la Conferencia Sectorial del 24 de abril de 2017 con el resto de Comunidades Autónomas y como defendí en sesión plenaria el 25 de abril. Y es precisamente lo que el Parlamento aprobó el pasado 24 de mayo, pese a que el PP votase en contra de la Proposición No de Ley”.

En este sentido, ha afeado al Grupo Popular su postura, ya que votar en contra significa “estar en contra de una PAC más justa, que mantenga el presupuesto, que contemple ayudas para los sectores más vulnerables, que se centre en las mujeres y en los jóvenes, que defienda al mediano y pequeño agricultor, que son la mayoría de nuestros profesionales, frente al 1% al que solo parece que defiende el PP”.

Este posicionamiento de la Consejería, “refrendado por todas las organizaciones profesionales agrarias menos una”, ha recordado Sánchez Haro, aboga por “una PAC inclusiva, que impulse una agricultura diversa. Una PAC para toda la producción andaluza, equitativa, y con instrumentos obligatorios”. En concreto, ha hecho referencia al capping, para limitar el máximo de ayuda por explotación; a la degresividad, con una ayuda que se intensifique en las explotaciones más pequeñas, con más costes; y al pago distributivo, precisamente para aumentar las ayudas de estas explotaciones más pequeñas, y para disponer ayudas complementarias a jóvenes y mujeres.

Sánchez Haro ha añadido que “las decisiones se fraguan en los debates y ahora es el momento de actuar. Andalucía no va a sentarse a esperar a que otros tomen la delantera porque para nuestra actividad agraria, para nuestros pueblos y para las personas que viven en el campo éste es un tema crucial y hay que abordarlo desde el inicio y en todas las fases del debate”. “No vamos a mantener nuestro posicionamiento en silencio para que luego, cuando llegue la hora del reparto, nos vuelvan a dar un tajo”, ha resaltado en alusión al recorte que ya sufrió Andalucía en el marco actual, con un tijeretazo de 900 millones de euros (más de 600 millones del primer pilar y casi 300 del segundo).

El consejero ha recordado que el recorte presupuestario planteado ahora por Bruselas deja a la PAC como una “política en regresión, con menos del 30% de los fondos de la Unión Europea y erosiona el apoyo a la renta al no tener en cuenta la inflación e incrementa la brecha entre el sector agrario y el resto”. Esta pérdida de presupuesto se contrapone, sin embargo, con la mayor carga de responsabilidad a la agricultura, ya que aumenta las exigencias ambientales y la lucha contra el cambio climático, por ejemplo. Asimismo, “cercena la principal política disponible para favorecer nuestro desarrollo rural, y tendrá graves repercusiones en el ámbito social, económico y medioambiental, a la vez que aumentará las desigualdades entre Estados miembro, dirigiéndonos hacia una Europa a dos velocidades”, ha asegurado Sánchez Haro.

Menos presupuesto en los dos pilares

Según ha informado el consejero en comisión parlamentaria, la nueva PAC para 2021-2027 contará con una partida de 324.284 millones de euros, mientras que la actual PAC dispone de 384.466 millones (excluyendo a Reino Unido), lo que supone una merma de 60.182 millones de euros en términos reales, es decir, teniendo en cuenta la inflación.

Esta reducción se desglosa en un 12% menos para fondos Feaga (conocido como primer pilar), que financian las ayudas directas y mercados, y más del 26% para los Feader, dedicados al desarrollo rural (segundo pilar). Para el consejero, es “injustificable” que recorten estos fondos cuando se trata de una política barata que beneficia a toda la sociedad. Con un coste de apenas el 0,34% del PIB europeo proporciona alimentos seguros, de calidad y a buen precio a 500 millones de personas, contribuye a mantener los paisajes y la biodiversidad, favorece la modernización de explotaciones, industrias agroalimentarias e infraestructuras de apoyo a la producción, diversifica la economía rural y mantiene a las personas que residen en los pueblos”.

La Junta destaca que Andalucía es “modelo europeo” de buena gestión de restos vegetales y economía circular

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha destacado que Andalucía es “modelo” europeo de buena gestión de los restos vegetales y un referente en su apuesta por la transición hacia un modelo de economía circular y la bioeconomía. Así lo ha manifestado durante su intervención en comisión parlamentaria, donde ha lamentado que el Gobierno central acumule siete años sin regular la materia, “que, en su dejadez absoluta, no haga nada”, mientras la Administración autonómica “da pasos al frente junto al sector en busca de soluciones reales, técnicamente viables y económicamente eficientes”.

Sánchez Haro, en este sentido, ha puesto en valor la estrategia elaborada junto a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, “y con la participación activa del sector”, para avanzar en un modelo de producción respetuoso con el medio ambiente y lograr la máxima eficiencia en el consumo de agua y de fuentes de energía. En este punto, ha recordado que la horticultura almeriense bajo plástico es “ejemplo a seguir en Europa”. No en vano, como ha anotado, los colegios alemanes emiten un documental sobre el buen hacer de unos agricultores que “hacen de la necesidad virtud y obtienen 14,2 euros por cada metro cúbico de agua, lo que equivale a una eficiencia 14 veces mayor que la media de los invernaderos españoles”.

El dirigente autonómico ha incidido en que “la gestión sostenible de los residuos es una garantía contra las plagas y una oportunidad para nuevas ideas de inversión”. En esta línea, en cuanto a los restos vegetales de la horticultura bajo invernadero, que pueden alcanzar hasta el 25% de la biomasa total del cultivo (sólo en la provincia de Almería, entre 1 y 1,8 millones de toneladas), la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha puesto sobre la mesa, según ha enumerado Rodrigo Sánchez, ayudas para la realización de autocompostaje o compensaciones por el uso de rafia biodegradable, abonos verdes y compost, con dos convocatorias dotadas con 8,9 millones de euros. De igual modo, los agricultores pueden tener acceso a fondos para la adquisición de trituradoras de restos, por ejemplo, a través de las subvenciones dirigidas a la modernización de explotaciones, que, con 139 millones de euros, contemplan más de 700 operaciones.

Junto a ello, el consejero ha explicado que el departamento que dirige trabaja en la creación y mejora de pequeñas y medianas plantas para tratamiento de restos vegetales. En concreto, se ha referido a dos proyectos que se tramitan en Almería  relacionados con la puesta en marcha de una planta de generación de energía eléctrica, “utilizando como combustible la biomasa agrícola procedente de restos de invernaderos”. También se aborda, ha continuado, la adecuación de cauces fluviales (se han invertido 2,8 millones de euros en Almería) y la mejora de la logística en el transporte de residuos vegetales en colaboración con las Diputaciones provinciales mediante la firma de un protocolo para la adecuación de caminos rurales del que, ha apostillado, “lamentablemente, se ha desvinculado el ente supramunicipal almeriense”.

Rodrigo Sánchez también ha destacado la apuesta por la formación, la investigación y la innovación. El Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) ha incorporado, en este ámbito, un módulo sobre suelo, nutrición y medio ambiente para jóvenes agricultores en el que se trata el compostaje y la gestión de restos en la explotación (siete cursos desde 2016 en el Centro de La Mojonera, en Almería) y, próximamente, se van a impartir dos jornadas técnicas de transferencia de conocimiento relacionadas con la reducción de subproductos y emisiones. Dentro de los 17 Grupos Operativos de Innovación, además, se han seleccionado cuatro proyectos almerienses centrados en la recogida, tratamiento y eliminación de residuos y restos vegetales.

Residuos plásticos

El responsable del Gobierno andaluz, ante el problema de los residuos plásticos, sobre todo, de cara a la finalización de la campaña de primavera, ha aseverado que el sector necesita respuestas ahora, y no en diciembre. Con ello, ha hecho una mención directa a la demora del Ayuntamiento de El Ejido (Almería), gobernado por el PP, en la concesión de las licencias municipales. “Mira para otro lado”, ha censurado, mientras el Consistorio de Dalías asume el coste de la gestión y el de Níjar acelera los permisos para el centro de acopio.

Sánchez Haro ha afeado al PP, con El Ejido como muestra, lo que considera la actitud habitual de un partido que “mira el color político” y, “en su ceguera”, se ceba con los agricultores almerienses. Frente a ello, ha espetado, la Junta de Andalucía destina, “sin discriminación alguna, de manera objetiva”, 134 millones de euros para políticas agrarias en Almería (22 millones para El Ejido); 41 millones de euros para las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH) almerienses (16,6 millones para las de El Ejido); o 20 millones de euros para la incorporación al campo de 338 jóvenes almerienses (65 de El Ejido, con cuatro millones).

Esta “realidad” contrasta, desde la óptica del consejero, con un PP que da la espalda a Almería, a la que coloca como “la última de sus prioridades”. Así queda patente, como ha argumentado, en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, en la situación de desventaja en la que se sume a los agricultores de la provincia con respecto a Murcia y Alicante, al tener que pagar más por el agua desalada; o en la rebaja fiscal (el pimiento almeriense se ha visto apartado de la última revisión de los módulos). Rodrigo Sánchez ha recordado, además, el “no” a las infraestructuras hidráulicas, en alusión a la ampliación de la desaladora del Campo de Dalías y a la de Carboneras, a las conducciones para llevar agua desalada al Campo de Tabernas, al aumento de la capacidad de las depuradoras de Roquetas de Mar, Adra y El Ejido o al encauzamiento de los ríos Adra y Antas.